Historia de El Bosco   Mary Terés Wierenga: Primero un deseo, después una idea,  un sueño y …. un despertar. Eso fueron los comienzos de El Bosco. El deseo de poder compartir la cultura con la gente de habla hispana: latinos, españoles, holandeses … El no tener que desplazarme cada vez a Utrecht, Amsterdam… para acudir a un acto cultural, se transformó en la idea: “Si algo quieres, organízalo”. Por qué no soñar con ella? Así que una vez jubilada, puse manos a la obra y formé un equipo de mujeres que se entusiasmaron con mi sueño: Maite Otaegui, Trudie van Lexmond, Marijke Donkers y Greetje van der Veen. A partir de enero 2001 nos reuníamos con regularidad para dar forma al proyecto. Esto supuso mucho esfuerzo y creatividad pero lo logramos y a finales de septiembre de ese año se realizó el primer encuentro. Creo que hicimos muy bien la publicidad pues acudieron 110 personas al aula de la Norbertusschool. Una velada inolvidable en la que  informamos al público de nuestro proyecto; también ese día, de una lista de cinco nombres salió elegido el nombre de nuestra fundación, El  Bosco . Cantamos todos  ”Cielito lindo” acompañados por la guitarra de Ronald y cómo no! disfrutamos  del vino y la tortilla española. Recibimos un impulso tan grande que queríamos comunicarnos con los simpatizantes, así nació El Bosco Habla, nuestra hoja informativa. Éramos un equipo multifuncional que se encargaba de todo: desde confeccionar el programa, hacer la publicidad etc,  hasta del montaje del bar. Esto no hubiera sido posible sin la ayuda de nuestros maridos que nos apoyaron en todo momento. A finales de junio Greetje se fue a vivir a España. Revisando la lista de personas asiduas y entusiastas nos fijamos en Dini Galle como posible sustituta de Greetje, ésta  aceptó el cargo y continuamos trabajando. En nuestra agenda siempre había un punto pendiente: Asociación o fundación? Después de haber encuestado a los simpatizantes y viendo que la mayoría prefería pagar una entrada en lugar de una cuota, nos decidimos por constituirnos en Fundación El Bosco  el 11 de abril del 2003. En los primeros tiempos nuestro programa incluía veladas interactivas, donde los simpatizantes podían participar en la preparación etc,  así que muchas veces al final de la velada teníamos ganas de cantar juntos. De este deseo nació El Bosco Canta. Después de cinco años de trabajo Marijke dejó su cargo y entró Mayra Diaz en la junta directiva, un enriquecimiento para El Bosco, ya que ella representaba entonces la América Latina Conforme a los estatutos, al cabo de seís años y con el corazón partido, salimos de la junta Dini y  una servidora, dejando el cargo de presidenta en manos de Maite Otaegui. Hoy día, me siento muy orgullosa del trabajo del equipo y no me pierdo ninguna velada.
EL BOSCO